miércoles, 16 de septiembre de 2015

Carta a mis amigos sedentarios


Como ya sabes soy un auténtico adicto al fitness, al wellness y a muchas más cosas relacionadas con la vida sana que acaban en ness... Pero en mi día a día la mayoría sois sedentarios. Como no quiero incomodarte comiéndote la cabeza, he escrito esta carta para que la leas cuando mejor te venga y explicarte todo lo que te estás perdiendo y que tienes mucho más cerca de lo que piensas.

Cuando fue la última vez que corristes para coger el autobús y después de esprintar 20 metros acabaste completamente asfixiado, o intentaste atrapar el balón que pasó por tu lado y casi hasta te caíste por la falta de coordinación,  son situaciones que no se dan todos los días, y a parte de poder hacerte pasar un mal rato no tiene mayor importancia.

El problema es cuando en vez de esprintar para coger el autobús te toque correr desde una punta del aeropuerto a la otra para coger el avión que te lleve a las vacaciones de tus sueños, o en vez de trastabillar por atrapar un balón, no seas capaz de esquivar la bici que se ha saltado un semaforo.

Pero no quiero centrarme en las cosas negativas que podrían pasarte por ser sedentario, ya que te tengo mucha estima como para pensar que te va a pasar nada malo. 

De verdad que me gustaría que las pocas veces que nos juntamos los colegas del barrio para echar un partidillo como excusa para vernos puedas sentirte goleador en vez de portero. Que cuando queda tu familia para hacer una ruta de senderismo puedas disfrutar de las vistas y charlar mientras caminas, en vez de ir asfixiado y lamentandote del dolor de pies producido por el sobrepeso.

Entiendo cuando me dices que no tienes tiempo para hacer ejercicio, porque a mi entre el trabajo, los entrenamientos y demás quehaceres muchas veces me da la sensación de el día no tiene suficientes horas, pero no te pido que sacrifiques parte de tu tiempo para hacer ejercicio. Sólo te pido que hagas algunos pequeños cambios que tienen más importancia de la que parece.

Aparca 500 metro más lejos del trabajo, lo que te llevará 15 minutos recorrer, pero al cabo de la semana significa 2 horas y media de ejercicio. Cuando hagas la compra en vez de llevar arrastrando la cesta intenta mantenerla a pulso. Dentro de la ciudad intenta ir andando, o usar el transporte público. Busca una excusa para jugar con lo más pequeños de la familia, te puedo asegurar que ese es uno de los ejercicios más duros pero mas divertidos que hay.

Sin sacrificar prácticamente tiempo de tu vida estás pasando a hacer una media de una hora de ejercicio al día. Aunque pienses que eso ni es ejercicio ni es nada, va a tener un impacto en tu vida más grande del que te puedas imaginar. Tomate tres semanas para notar los cambios y verás como obtienes beneficios que ni te esperabas.

Dentro de un mes hemos quedado en las pistas del barrio, espero poder celebrar contigo el gol que metas en esa portería 10 años después.


Si piensas que esta carta también puede ayudar a algún conocido tuyo a descubrir todas las cosas buenas que se pueden conseguir con un pequeño esfuerzo no dudes en compartirla usando los botones de aquí abajo.


Pic courtesy of EM'Força Thanks for sharing!

No hay comentarios:

Publicar un comentario